El Ayuntamiento recobra la esperanza de renegociar el sobrecoste del desvío

Advirtió reiteradamente que su optimismo es moderado, que todavía hay mucho que hablar y se resistió a concretar porcentajes de reparto o cantidades. Pero por primera vez tras una Comisión de Seguimiento del desvío el alcalde de Burgos habló de «voluntad de diálogo» por parte del Ministerio de Fomento respecto a una posible renegociación del sobrecoste de la variante ferroviaria.

Juan Carlos Aparicio compareció ayer ante la prensa local para anunciar una pronta reunión con el Secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, que podría empezar a concretar la ampliación del convenio de 1998.

La propia presencia pública del regidor fue significativa, pues inicialmente el elegido para hablar ante los medios era el concejal Javier Lacalle, y sirvió para intuir que algo ha cambiado en el enquistado problema del sobrecoste.

Hace nueve años el Ayuntamiento de Burgos firmó el reparto de la financiación de la obra con la Junta de Castilla y León y el Estado. La ciudad asumía la mitad de lo que supusiera y las administraciones central y autonómica estaban obligadas a poner el 25%. Todo lo que superara los 114 millones de euros quedaba bajo la responsabilidad del Consistorio.

El paso del tiempo convirtió aquello en un caramelo envenenado para los intereses municipales. Pronto se supo que la obra se encarecería notablemente, como así ha sucedido, y actualmente se estima que su presupuesto final ronda los 180 millones de euros.

El Ayuntamiento se ha resistido siempre a afrontar en solitario la notable diferencia, que a estas alturas ascendería a 60 o 70 millones, y ha solicitado en numerosas ocasiones la revisión del convenio. Siempre se había topado con la reticencia estatal o, como mucho, con el silencio, pero ahora parece haber buena voluntad también por parte de Fomento.

Las razones del cambio, según Aparicio, habría que buscarlas en la constatación de que «ha cambiado casi todo» y no precisamente por factores achacables a la ciudad. Para empezar la obra se ha retrasado, lo que siempre encarece, y además se han movido al alza el valor de las expropiaciones, la inclusión de la alta velocidad en la variante y nuevas normativas de seguridad en la ejecución.

La suma de estos condicionantes obliga a que las partes se sienten a revisar cómo reparten el sobrecoste, teniendo en cuenta además que los ingresos previstos por el Ayuntamiento aprovechando el suelo liberado por las vías ya no serán los mismos a tenor de la ralentización inmobiliaria.

Aparicio habló de ampliar los acuerdos del 98 pero dejó en el aire cuál sería la fórmula ideal para hacerlo, a expensas de la reunión con el número dos del Ministerio de Fomento. Lo que sí apuntó el alcalde es que el tiempo en el que nos encontramos, a las puertas de un proceso electoral y su consiguiente paralización de la actividad estatal, exige agilidad.

Dijo que quiere «apurar» la voluntad de diálogo y apuntó al mes de enero como referencia para el encuentro con Morlán que se antoja decisivo. Los llamamientos al consenso y a la prudencia fueron constantes.

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s

%d blogueiros gostam disto: